Para disfrutar en grande de tu aventura sin más preocupaciones que la de “no poder aprovechar al máximo la experiencia”, necesitas ocuparte de ciertos detalles que harán de tu viaje un pasaje inolvidable por los buenos momentos suscitados. Para ello, te daremos algunos tips que garantizarán tu seguridad en el trayecto.

Mi salud: ¡lo primero!

 Más que el móvil, incluso más que el propio dinerito para el viaje, debes tener alistada esa bolsa con los medicamentos básicos que por tu historial médico (el cual, también debes incluir), sabes que podrás necesitar: analgésicos, antinflamatorios, antihistamínicos, antidiarreicos, sobres de rehidratación oral, antibióticos, etc.

Otra recomendación, es agregar en tu estuche el gel antibacteriano; ya que en estos tiempos garantiza gran parte de nuestra seguridad.

Pasaporte: ¡La reliquia del turista!

Este documento es imprescindible para realizar cualquier traslado hacia las afueras de tu país. Por lo tanto, las fechas de tu viaje deben estar dentro del periodo de validez del pasaporte, así que sé precavido y ¡revisa su fecha de caducidad! 

Antes de viajar, te sugerimos que lo escanees y lo imprimas. Envía una copia digital a tu e-mail, drive o dropbox, para que, en caso de extravío, esta copia previa agilice cualquier proceso relacionado con la restauración del pasaporte.

Por lo tanto, resguardar tus documentos legales en el sitio de hospedaje y andar durante los recorridos con las copias físicas y digitales de los mismos es el mejor consejo que podemos darte. ¡Que todo sea por tu seguridad!

Dinero: Que bueno es ¡TODO! y que malo es ¡NADA!

Las tarjetas de crédito y débito constituyen otro elemento imprescindible para el viaje. Es cierto que, si pretendemos divertirnos y disfrutar, “sentirnos limitados” NO está en nuestros planes, y comprar suvenires, recuerdos de viajes o regalos especiales, se convierten en nuestro pasatiempo de turista.

Sin embargo, existe una realidad: en caso de la pérdida de ambas tarjetas, todo lo que pudo ser el “viaje de ensueño”, se convierte en la “pesadilla del viajero”. Por ello, recomendamos lo siguiente:

Cada vez que realices recorridos turísticos, intenta llevar preferiblemente el dinero exacto que vayas a utilizar, o como segunda opción, llevar en el recorrido una de las dos tarjetas (la de crédito o débito), para que, en caso de extravíos, tengas la segunda de respaldo.

Recuerda siempre que los imprevistos suelen ocurrir y por eso, ¡debemos ocuparnos de viajar seguros!